# Historia del Karate Do

HISTORIA DEL KARATE DO – ORÍGENES EN CHINA.

A principios del siglo V D.c. Se produce uno de los impactos más importante en el Budismo de China. Llega al monasterio de SHAOLÍN (Shorin en japonés) desde la India un monje llamado BODHIDHARMA (también conocido como DARUMA o TAMO), que hace ver a los monjes la necesidad de fortalecer el cuerpo para soportar los duros ejercicios de meditación necesarios para llegar al “camino de Buda”. Establece entonces un sistema de entrenamiento físico y que es a la vez un efectivo método de autodefensa (recogido del Ekkin Kyo), muy necesario por otra parte en los desplazamiento de los monjes, ya que había gran número de asaltantes. Este último consistía de 18 Katas y dos Sutra. En esta primera etapa no se usaban armas, ya que los monjes las tiendan prohibidas. Todo esto dio gran relevancia a Bodhidharma, que sentó las bases del budismo Chan, Zen en Japón.
Este método influye notablemente en el Chuang Fa (KUNG FU) o Kenpo que se practicaba hasta entonces y se extiende debido a su eficacia por toda China, especialmente por la provincia de Fukien, cercana a la costa del mar de China donde se encuentra el archipiélago de las Ryu Kyu. A este nuevo sistema surgido del monasterio Shaolin se le conoce como SAHOLIN KUNG FU (Shaolin Kenpo en japonés) y es considerado el tronco común de las estructura de todas las artes guerreras de Asia. Se desarrollan entonces dos escuelas de Shaolin Kenpo: la escuela interna y la externa. No está claro a que se debe esta distinción, y el significado de interno y externo tiene muchas connotaciones. Podría referirse a un método más espiritual frente a otro más físico, o tal vez a uno más propio de china, frente a otro que vienen del extranjero (de la India), y así se podría seguir especulando. Y a medida que estas dos ramas se expanden surgen nuevas alteraciones, que dan lugar a una gran proliferación de estilos y concepciones. Sin embargo todos tienen en común el sistema de transmisión: secuencias de movimientos ordenados y estudiados, para trabajar solo o en pareja, se los denomino TAO (Kata en Japonés).

A TRAVES DEL MAR: DE CHINA A OKINAWA

Okinawa (Literalmente ‘Cuerda en el Mar’), parece haber tenido históricamente un retraso considerable respecto a la sociedad de otros lugares como China y Japón. Se calcula que los utensilios de hierro llegaron por primera vez a Okinawa en el siglo X y que el primer gobernador o soberano apareció en el siglo XI. También la escritura llegó muy tarde al archipiélago Ryu Kyu y eso explica que no existan documentos escritos en Okinawa hasta casi el siglo XV. Por ello los orígenes de las artes de lucha en esta región son solamente conjeturas y leyendas, más otras razones que se irán develando en el presente estudio.
Es probable, sin embargo, que los sistemas de lucha chinos llegaran a las Ryu Kyu, y a su isla más importante, Okinawa, dada la proximidad geográfica, y los intercambios comerciales que tenían las islas con China. Los propios comerciantes, marineros y militares, fueron los primeros en importar el arte desde el continente. Pero, si se sabe que ya en Okinawa existía un sistema de lucha rudimentario llamado TE o TI (que significa mano, pero probablemente no en el sentido literal de la palabra mano como hoy se conoce y que también incluiría el uso de armas (Ti-Gua). A la nueva técnica proveniente de China se le llamo TODE o TOTE (se designaba To a lo que proviene de China y De es la contracción de Te). El Karate es una gran modificación de Okinawa de los sistemas de lucha chinos, fusionándolo con el sistema autóctono okinawense y retirando todo movimiento que no tuviera una clara aplicación. Algunos historiadores aventuran que también podría haber llegado de la India através de marinos y ser un arte similar al kalaripayat (artes de lucha indias). Ambas teorías son factibles, aunque la segunda tiene menos peso a la hora de estimar una relación aceptable. Hacia 1380 y desde 1354 (1340 según otros investigadores) las Ryu Kyu se dividían en tres reinos: el de Chuzan, el principal, en la región central; el de Nanzán al Sur y el de Hokuzan al norte. Es bastante probable que en esta época se desarrollaran sistemas de lucha con armas, por los frecuentes enfrentamientos entre reinos, y también sistemas sin armas asociados a estos.
El rey de Chuzan (y mas tarde los otros dos monarcas) se proclamó feudatario de China, y la dinastía Ming envió en 1392 las denominadas “36 familias” (se llamaron así, pero no se sabe a ciencia cierta cuantas fueron), que introducen entre otras cosas un Chuang Fa puro, con muchas formas de katas, como por ejemplo probablemente “Passai”. Estas familias chinas provenían de la región próxima a la provincia de Fukien, en el sur, y practicaban el kenpo o chuan fa de la Escuela del Sur (Nanpa). En esta época muchos okinawenses iban a estudiar a China (llamados ryugakusei), existiendo incluso una especie de Becas. Muchos de ellos llegaron a Pekín y aprendieron también kenpo allí, pero del estilo del norte (Hokuha). Probablemente a su regreso a Okinawa también mezclaran lo aprendido con el estilo del sur, empezando a gestar así un arte aun más autóctono. También llegaban mercaderes y marinos chinos a Okinawa además de las 36 familias nombradas, pues el emperador chino controlaba las tierras más alejadas por medio de los Sapposhi o Zappushi, que eran emisarios que viajaban por todo el país remitiendo informes al emperio de la situación de cada zona y asistiendo a la subida al trono de los sucesivos monarcas dando así el visto bueno por parte del Emperador. Estos Sapposhi no viajaban solos, sino que lo hacían con un amplio séquito (de 400 o 500 personas) y estaban unos meses en la región… Hay constancia de más de 20 visitas de estos Sapposhi a Okinawa en un período de unos 500 años. Cabe destacar también el papel comercial de Okinawa como intermediario entre China y Japón, especialmente en lo que se refiere a la importación de (espadas) katanas y armaduras japonesas a China. Éstas eran muy valoradas por los Chinos y solo llegaban allí a través de Okinawa. Probablemente este tráfico de armas también influyo en las artes de lucha de las islas. Probablemente sea a través de estas relaciones, que el kenpo es conocido y practicado en Okinawa.

DESARROLLO DE OKINAWA: NECESIDAD DE LA MANO VACÍA

La primera época de auge de las artes de lucha en Okinawa debió ser en el siglo XIV o XV, cuando tras la unificación de los tres territorios de Okinawa (Nanzán, Chuzán y Hokuzán) por el Rey So Hanshi (1429), se prohibió el uso de armas. Fue una época de estabilidad económica en la que florecen por encima de otras, las ciudades de Naha y Shuri.
Cincuenta años más tarde (1477 ó 1490), el monarca de Okinawa Sho Shin proclama el “EDICTO DE NO ESPADAS”, para evitar posibles revueltas populares. Es un momento de institucionalización y unificación de territorios, se empieza a cobrar impuestos por todo el país y los samuráis y el Daimio (nobleza) comienza a perder fuerza en favor del poder central. Incluso obliga a estos a irse a vivir a Shuri, la capital, para tenerlos controlados. Se prohíben las armas para poder imponer las decisiones tomadas. Se interrumpe el tráfico de katanas y las que hay en las islas se guardan en la armería de la capital. Hasta tal punto llega la prohibición que se cuenta que en las villas solo existía a disposición de los habitantes un cuchillo que se encontraba encadenado en un lugar céntrico.
Se cree que entonces se desarrollaron dos tipos distintos de te: el bushin te o go ten te, que se practicaba en privado en la corte y el udon te más de clases bajas. Se deduce pues que es posible que esta diferencia la marcase la posesión clandestina de armas por parte de la nobleza.
En esta época son los nobles y cortesanos los que practican el Te, mientras que la gente sencilla, pescadores y campesinos, echa mano de los utensilios del día a día (TI GUA, precursor del KOBUDO).
Este período dura hasta la ocupación del clan SATSUMA (Japón) en 1609 que reclama el archipiélago para el Shogunato y el Emperador y vuelve a prohibir las armas, con severos castigos (aunque con algunas excepciones, ya que los vasallos del Daimio podían tener katanas, pero no podían hacer uso de ellas públicamente). El Clan Satsuma, al sur de Hondo (la isla principal del Japón) era leal al antiguo Shogun (puede considerarse como el líder de todos los clanes) Muromachi, y la derrota de este frente al nuevo Shogun Tokugawa fue un duro revés para el clan y propició la invasión de las Ryu Kyu. Unos dicen que por intereses comerciales, ya que los Satsuma comerciaban con China y el nuevo Shogun prohibió el comercio con el reino vecino, ofreciendo al archipiélago una vez más la posibilidad de hacer de intermediario, y otros defienden que fue el propio Tokugawa el que ordenó la invasión para mantener a los Satsuma ocupados y evitar posibles revueltas. De todos modos, y aún perteneciendo ya claramente al Japón, las Ryu Kyu seguían bajo una notable influencia China, e incluso esto estaba bien visto por parte de los ocupantes, pues dotaba de cierto exotismo a la tierra conquistada.

Fue entonces cuando los practicantes de kenpo o chuan fa, y los de las diferentes modalidades de te se van uniendo en sus practicas, dando lugar definitivamente al OKINAWA-TE, el que empieza a ser entrenando en secreto. La transmisión continuaba siendo oral y a través de los kata, y no hay apenas documentación escrita (casi únicamente el “Bubishi”, al que algunos llaman la Biblia del karate).
El primer experto del que se tiene referencias escritas en las Ryu Kyu es Kuan Shang Fu (traducido como KUSHANKU), agregado militar chino que llega a Okinawa en 1761 o 1756 y enseña lo que mas tarde será conocido como el kata que lleva su nombre, KUSHANKU (KANKU en japonés). Fue probablemente el introductor en Okinawa del hikite (recogida del brazo en la cadera cuando el otro actúa) y resultó sumamente novedosa también su forma de utilizar las piernas para golpear.
El gran alumno de Kushanku que se destaca es:
Kanga SAKUGAWA (1733-1815) nacido en Shuri, que fue conocido como “Tode“ Sakugawa. Desde su adolescencia era un gran conocedor de las artes guerreras a través del monje Peichin Takahara, trabajó como funcionario de la marina comercial, lo que propicio muchos viajes a China, especialmente a Pekín, donde aprendió el Chuan Fa del maestro IWA, profesor de palacio imperial.
Creo también la kata de Bo (Kon o Kun) Sakugawa no Kon (o Sakugawa no Bo.

ORÍGENES DE LOS ESTILOS Y PRINCIPALES MAESTROS

Entre los siglos XVII y XIX, y por motivos básicamente geográficos, se van desarrollando en Okinawa tres sistemas en las tres ciudades más importantes de la Isla, y cuya denominación pasó a ser: NAHA TE, SHURI TE y TOMARI TE. Esto se debe a que en cada ciudad residían diferentes maestros y que el aprendizaje era muy limitado (se cuenta que se solía trabajar como mínimo tres años cada kata y como máximo tres o cuatro katas). Los Maestros además adaptaban el kata a su propia forma de ver y hacer el tode o te, por lo que existían diferentes versiones de cada uno de ellos. Uno de los más prolíficos en ser ejecutado y practicado con sus modificaciones fue el Passai, contando como ejemplo el Matsumura no Passai, Ishimine no Passai, Itosu no Passai y un largo etcétera. Tras la restauración Meiji se empezó a enseñar privadamente el To De, en esta época no se nombraba jamás al maestro, por lo que los katas y formas de hacer karate se fueron nombrando según la ciudad en que se hacía. Se ha dicho que estos nombres además fueron “oficializados” recién en 1927 a petición de la Butoku Kai, organización Japonesa de artes marciales, con el fin de distinguir claramente los distintos estilos.

SHURI TE:
La corte estaba en Shuri y en ella los pertenecientes a las castas de los Daimios y los samuráis. Estos con frecuencia viajaban a China en calidad de funcionarios o bien para realizar estudios, normalmente a la capital, Pekín. Lo practicado allí se le conocía como Shuri-Te.
Destacaba entonces un alumno de Sakugawa, llamado Sokon “Bushi” MATSUMURA (1796 o 1889), que también entrenó directamente con Kushanku y con Iwa en Pekín, a donde viajó por primera vez en compañía de Sakugawa. También era funcionario y fue destinado por los Satsuma a la provincia de Hondo cuando tenía veinte años, donde estudió Kenjutsu (Iai Do) de la escuela Jigen Ryu con el Maestro Yashichiro Ijuin, llegando a obtener el cuarto nivel, el más elevado. Esta escuela de kenjutsu defiende que hay que acabar con el enemigo de un sólo golpe, y probablemente fue Matsumura el que incorporó esta idea al Karate, buscando la máxima efectividad en cada ataque. Incluso hay semejanzas entre la práctica del makiwara y un sistema de entrenamiento de la Jigen Ryu, pero nos parece algo arriesgado aventurar que éste sea realmente su origen. Se le atribuye la introducción en la Isla del kata Chinto (Gankaku) así como la creación de las versiones Matsumura no Passai, Matsumura no Seisan, Matsumura no Rohai y Matsumura no Gojushiho.
En definitiva, propicio la introducción del espíritu de las artes marciales japonesas (Buguei) en el tode, y puede sin duda considerarse el padre del Shuri-Te e inspirador del Shorin Ryu.
Igual que el principal alumno de Sakugawa, Matsumura, recibió el legado (Menkyo Kaiden) de su Maestro y se convirtió en una de las figuras más importantes del desarrollo del Karate en Shuri. Ocurrió lo mismo con un alumno de éste llamado Anko ITOSU (1831-1915). Nacido en una familia de casta samurai, recibió una educación china y llegó a ser secretario de gobierno. No se sabe con exactitud quien fue su primer maestro, es posible que fuese un náufrago chino llamado Chan Nan, que vivía en Tomari. Aprendió también con otro chino quién tal vez tuviera alguna relación con el Maestro Iwa de Pekín). Con la caída del feudalismo japonés y la Restauración Meiji, se introduce el Tode en la enseñanza pública, y es Itosu el máximo artífice de este logro. Crea para una enseñanza más sistematizada y menos peligrosa, tomando técnicas del Kushanku, del Passai, del Chinto, Seisan y Gojushiho los katas Pinan (Heian en japonés), que son instituida como parte del programa de Educación Física en las Escuelas Públicas.

NAHA TE:

Hay que recordar que el lugar elegido para habitar por las “36 familias” fue Kume, asentamiento muy cercano a Naha. Lógicamente las relaciones de estos y sus descendientes con china eran frecuentes e influyeron notablemente en el Tode de Naha. Por ello el Naha te es más cercano al kenpo chino que el Shuri te (más autóctono). En 1866 llegó el que a la postre sería el último Zappushi y se realizó una exhibición de artes guerreras, bailes y canciones tradicionales de la isla. La exhibición de Tode corrió a cargo de algunos habitantes de Kume, y por tanto fue el Naha Te el representante en este caso. Uno de los principales ejecutantes fue Maia (“gato”) Aragaki. Probablemente Aragaki también influyó en el Shuri Te y el Tomari Te, enseñando a algunos maestros de estas ciudades los katas Sochin, Niseishi (Nijushiho) y Unsu.
Cuando partió a China como intérprete de la marina encargó a sus alumnos más destacados, Koshiro y Kanryo HIGAONNA (1852 -1915), el cuidado del resto de sus alumnos, lamentablemente en este punto se pierde su rastro. Higaonna había practicado tres años con él, y parece ser que aprendió en ese tiempo lo katas Sanchin, Seisan y Suparimpei. En 1868 ó 1872 (con 16 o 20 años) parte hacia China, a la provincia de Fukien donde había una colonia okinawense llamada Ryukyukan. Puede incluso haber practicado durante un tiempo con el Maestro de Chuan Fa llamado Washizan (Wai Xin Xian), aunque lo que si es seguro es que allí aprende durante 13 años con el Maestro Ryu Ryu Ko, que practicaba el denominado Kenpo de Shaolin del sur. Cuando Higaonna vuelve a Okinawa, habilita su propia casa como Dojo para la enseñanza (probablemente se trate del primer Dojo de karate de Okinawa).
Otro maestro que vivió en Fukien (China) y en Kume y que influyó notablemente en el Naha Te fue el mencionado Washizan (Wai Xin Xian).

TOMARI TE:

Parece ser que era muy similar al Shuri Te.
La tradición popular dice que el primer maestro de Tomari fue el náufrago chino llamado Chan Nan, también parece que hubo otros marinos chinos, como por ejemplo Ason. Sin embargo el primero del que se tiene constancia es Teruya Beechin (1804-1864).
Cabe destacar otros importantes maestros como o Kookan OYADOMARI (1831-1905 o Kosaku MATSUMORA (1829 -1898)), quien a su vez aprendió de Sokon Matsumura tanto Shuri Te como Jigen Kenjutsu.
ARAGAKI (1840-1920) también acá tuvo una gran influencia y no solo por su enseñanza del Tode, sino que en el desarrollo del Tigua (hoy Kobudo) realizo importantes aportaciones. Fue uno de los maestros de Kenwa Mabuni (1889-1952, fundador del Shito Ryu), Chogun Miyagi (1888-1953, fundador del Goju Ryu) y Choki Motobu (1870-1944), entre otros.
Otro de los maestros que pasó tiempo en Tomari y que dejó así su legado fue un chino llamado WANSHU, que enseñó el kata que hoy día lleva su nombre (en algunos estilos no se la llama Wanshu sino Enpi). Pese a que estos tres estilos se daban como hemos dicho debido a la localización de cada uno, en tres ciudades distintas, se puede decir que teniendo en cuenta las similitudes existentes entre el Shuri Te y el Tomari Te, generalmente se habla solo de dos líneas en cuanto a las características de los katas : la escuela Shorin Ryu (Shuri te y Tomari te) y la Shorei ryu (Naha te)

EL KARATE SALE DE OKINAWA

Hasta estos años el karate solamente se practicaba en Okinawa, y fundamentalmente en secreto debido a los diferentes edictos y prohibiciones ya mencionadas. Una vez desaparecidas estas, aún el karate continuaba siendo transmitido solo a unos pocos, probablemente porque era lo tradicional.
Fue con el período conocido como Meiji (1868-1912) que se instauro en Okinawa el sistema escolar y de reclutamiento militar. Los médicos encargados de realizar las pruebas para el ingreso en el ejército constataron que los jóvenes que habían practicado Te eran más fuertes y estaban mejor desarrollados que el resto. El comisario de las escuelas públicas, Shintaro Ogawa, recomendó en un escrito al Ministerio de Educación la inclusión del karate en la escuela, como método de Educación Física, como parte de la enseñanza (parece ser que el interés de Ogawa por el karate se produjo a raíz de asistir a una exhibición realizada por distintos expertos, en la escuela donde éste ejercía como maestro). Incluso el gobernador de Okinawa, Narahara Shigueru recomienda la practica del karate en la escuela como consecuencia de un escrito que hizo Itosu llamado “Tode Yukun” (Los diez preceptos de Itosu, que verán mas adelante) explicando lo beneficioso del karate. La obsesión nipona de la época por la formación física y mental de sus jóvenes como potenciales soldados hizo el resto. En 1909 se acepta y pone en práctica, Y el karate se incluye dentro de algunas escuelas (Escuela Secundaria de Daiichi y Escuela Normal Masculina). Se introduce así el karate en la educación general, pero solo en Okinawa.
Entre 1902 y 1907 el maestro Itosu crea los katas Pinan para facilitar así el aprendizaje de las técnicas básicas, y el kihon. El sufijo dan en Shodan, Nidan, etc., es un vestigio de la escuela Jigen.

En 1906 se forma un grupo de karatekas que se dedica a hacer exhibiciones por toda Okinawa, contribuyendo así al paso definitivo de la clandestinidad al público en general.
Con el transcurrir de los años, los practicantes de karate más jóvenes empiezan a ejercer como maestros y a admitir a su vez más alumnos.
En 1914 y 1915 se crea otro grupo (formado por practicantes como: Funakoshi, Mabuni, Motobu, Gusukuma y Toyama) que también va mostrando el karate por toda la isla, haciendo más exhibiciones y dando conferencias, marcando pautas culturales del Arte.
Por primera vez en 1916 ó 1917 el karate sale fuera de Okinawa, para ser presentado en el Butoku-den de Kyoto (donde se realizarían exhibiciones de diversas artes marciales)
También cabría destacar una serie de situaciones que contribuyeron a dar a conocer el karate en el resto de Japón, como la visita a Okinawa en 1921 del príncipe heredero Hirohito, y quién posteriormente sería el emperador, que al presenciar una exhibición de karate quedó sumamente impresionado. Otro hecho importantísimo fue que la marina japonesa llevase a alguno de sus barcos a Okinawa para que su tripulación aprendiese algo de karate.
En los años 20 empiezan a aparecer varios Dojos (que significa literalmente `lugar donde se aprende el camino`) , a veces en la propia casa del maestro, y a crearse las primeras asociaciones, como la “Sociedad de Estudio del Karate” (más tarde Club de Estudio del karate de Okinawa) fundada por Kenwa Mabuni (y de la que formaba parte Chogun Miyagi) o la “Okinawa Association for the Spirit of the Martial Arts”, presidida por Gichin Funakoshi, así como las primeras publicaciones (como por ejemplo: “RyuKyu Kenpo : Karate” de Gichin Funakoshi, publicada en 1922). También contribuyeron a dar a conocer el karate las proezas de otros karatekas que obtuvieron gran renombre, como Choki Motobu entre otros.
El karate además pasa de las Escuelas de Okinawa a las Universidades del Japón como método de Educación Física, siendo pionera la de Keio en Tokio. Le seguiría Takushoku, y así sucesivamente otras universidades de la capital y el resto del.
El gobierno japonés había creado la Dai NIppon Butokukai, un organismo cuyo fin era velar por las tradiciones marciales.
En esa época de auge del karate, los pioneros que viajan a Japón se relacionan con otras artes marciales, principalmente Kendo y el Judo (por ejemplo Funakoshi tuvo contacto con Jigoro Kano, fundador del Judo, y dio clases durante algún tiempo en el dojo del maestro de kendo Nakayama). Esto se debió a que el karate estaba desorganizado, no existía un sistema definido de enseñanza y menos una unificación entre los maestros (de hecho, ya empezaban las diferencias e incluso algunas de las hostilidades que lamentablemente han llegado hasta nuestros días).
Debido a esta desorganización, la Butokukai exigió a los maestros de karate que adoptaran el sistema dan-kyu (de grados) del Judo de Jigoro Kano.
Tras la Segunda Guerra Mundial, la ocupación americana de Japón contribuyó
decisivamente en la expansión del karate fuera del país del sol naciente. Los militares pronto se interesaron por el karate, y algunos pocos maestros accedieron a tomarlos como alumnos (otros demorarían decenas de años en hacerlo, y algunos definitivamente nunca), se realizaron muchas exhibiciones en las bases, y muchos soldados y pilotos fueron instruidos.
Posteriormente, muchos Instructores calificados de salieron de Japón, estableciéndose en America o en Europa, dando a conocer así el karate posteriormente por los cinco Continentes.
Es por todo esto que tanto el Karate como el Kobudo son el regalo que Okinawa le ha dado al Mundo. No obstante recién en el año 1997 ambas disciplinas son reconocidas oficialmente por el Ministerio de Cultura como patrimonio cultural del Japón.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s