# 1 LA ESCUELA

KYUDOKAN

El Shorin Ryu y la Escuela KYUDOKAN

La orientación técnica del Shorin Ryu (Kobayashi) y en especial de la Escuela Kyudokan esta enfocada directamente a la lucha, por lo cual el sistema esta exento de movimientos superfluos. Teniendo posiciones altas y cortas, para desplazarse rápidamente (utilizando para ello el Tai Sabaki). Los bloqueos entrenan el cortar o desviar los ataques sin pretender en ningún momento excederse en fuerza, haciendo especial hincapié en la velocidad. A excepción de la defensa a la zona alta, las defensas son cerradas, los codos prácticamente no se separan del cuerpo, para hacer el soto uke, uchi uke, gedan barai, shuto uke, etc. De esta manera se gana velocidad en la acción y el cuerpo siempre esta cubierto naturalmente.

Las técnicas de mano prevalecen en un 60 o 70 % en relación con las técnicas de pierna, las que son entrenadas por cada practicante de acuerdo a su condición. A excepción del mae geri, el nami ashi y el mikasuki geri. La tendencia circular de la mayoría de las técnicas apoyadas en la versátil rotación de la cadera, pretenden darle al estilo una forma de pelea que si bien es muy directa y corta, también lo es envolvente y circular.

El elemento de diferencia fundamental con el resto de los sistemas Shorin, radica en el trabajo de rotación de cadera, del cual el sensei Yuchoku Higa realizo un profundo estudio. A través del que redimensiona la generación de fuerza, potenciando al máximo el poder de la técnica con el mínimo gasto físico, y por otro lado buscando el efecto devastador que proviene del hara (tándem).

Podemos identificar claramente entonces que todo el trabajo de base de la Escuela se puede resumir en 5 conceptos inamovibles: Mio Mamoru (proteger el cuerpo siempre y naturalmente), Ying y Yang (contracción y relajación), Morumi (circularidad para potenciar cada movimiento), Chakugan (mirada penetrante) y Kokyu (respiración y expiración diafragmática para buscar el Ki).

El makiwara ocupa un puesto preferencial en el entrenamiento, lo cual coloca al sistema Kyudokan como profundamente tradicional. Así también el Kote kitai (técnica de endurecimiento de los brazos y las piernas) o absorción de impactos durante la ejecución de un kata (kata kitai, preferentemente Naihanchi Shodan). El trabajo con sobrecarga también es importante (aunque sin excesos) por lo cual antes y/o después de cada clase el entrenamiento con tetsugetas y chishis u otros elementos del Hojo Undo son comunes.

El agarre (kakete) se entrena mediante el uso del nigiritaba (pequeño mango construido con paja prensada e inventado por el Sensei Higa). La práctica de los kata en el estilo Kyudokan, generalmente buscan que cada practicante tenga su Tokui Kata (kata preferido), es decir que si bien la escuela cuenta con 22 katas, la idea del Sensei Yuchoku Higa era llegar a ser un experto en 1 ó 2 únicamente (como lo fue siempre por otra parte y siguiendo la mas antigua tradición del Ti). Aunque por supuesto se conocieran el resto de ellos. Ese Tokui Kata, pasará a ser posteriormente su elemento de consulta para la creación de la táctica y la estrategia de su lucha personal.

La concepción de Kumite en el estilo Kyudokan, es fiel a la traducción literal de la palabra “intercambio de manos”. Los agarres en la confrontación tienen suma importancia, tal es así que el dicho de ‘’un maestro del Hombu Dojo’’ (Dojo central en Okinawa) es: “La mano izquierda agarra, mientras que la derecha pega”.

Mente y Espíritu, decía el Maestro Higa: “…Antes de la guerra yo iba a meditar todas las noches a un cementerio desde las 11 y hasta la 1 de la mañana. Mi divisa era ser fuerte de espíritu, ese es el propósito del Ti. Sin embargo, después de la guerra adopte otra divisa “Kyudo Mugen”, la búsqueda del camino no tiene limites…’’, enfatizaba.
El camino del que hace referencia Dai Sensei es el llamado Do. Camino, senda, vía, es el recorrido del hombre por el mundo, SU VIDA, en el cual debe ser justo, correcto, educado, enfatizando las virtudes y luchando contra los defectos. Ser mejores personas para crear mundos mejores, no apartarse nunca del Do, el camino de la corrección.

“…El karate es como el agua en ebullición, si se apaga el fuego, el agua se enfría…”, comenta el maestro Higa en uno de sus últimos reportajes; “…No se puede enseñar Karate si uno mismo no lo practica…’’, agrega. ‘‘…Yo ya soy un hombre mayor. Pues bien, todas las mañanas me entreno solo durante una hora, desde las cinco hasta las seis, lo hago hasta sentir que estoy al límite. Por lo general hago cinco idas y cinco vueltas. A veces, si mi mujer me esta mirando, llego… ¡hasta siete! Su presencia me ayuda muchísimo.

No obstante, atención a esto: si ustedes no hacen nada más que practicar karate, vuestro corazón se endurecerá y se convertirán en brutos, mientras que un verdadero karateca debe ser un bushi, un hombre de corazón y de espíritu. Sensei Miyahira, uno de mis maestros, era también un poeta, tocaba el sansin (una pequeña guitarra de tres cuerdas). Yo mismo me ocupo del bonsáis y de los pájaros. Cuando yo era joven solía pensar, el ataque es la mejor defensa, luego comprendí lo que significaba tener un corazón fuerte.

En la actualidad, me he dado cuenta de lo siguiente: KYUDO MUGEN, LA BÚSQUEDA DE LA SENDA, NO TIENE LÍMITES…”. Tal como se pregona en Okinawa, hay que tratar que el practicante transite ese camino, ese DO, como dicen los principios zen: “Lograr romper el apego del Yo, lograr vivir el esto, el aquí

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s